10 de octubre de 2018

• EL SALTO DEL ÁNGEL •




¡Ay! dame agua con misterio
sin derramar ni una gota, 
ay... dame agua que me muero
por beberla de tu boca.

Al calor de tus ojos
se seca toda laguna,
su luz azul son dos focos
que apagan cualquier penumbra. 

La media luz te acaricia 
como a una Venus tu rostro,
los corazones palpitan 
fantasías el uno al otro.

Con el fuego que desprendes
bajo el agua de la ducha 
bulle el vaho que nos envuelve 
en deseos de lujuria.

Nuestras ganas se convierten
en basilisco y en fiera,  
sin miedos ni inconvenientes,
los líbidos se desenfrenan.

Dame el exclusivo momento 
en el que, junto a dos aguas,
todo tu cuerpo moldeo
y lo horneo con palabras
y con frases de un solo uso
hechas para ti en mi alma, 
que susurro en cada impulso 
como una lengua de lava.

Nos bebemos con los ojos,
tiemblan los muslos y manos,
es una lucha entre locos
a asaltos ilimitados.

Y en el impas del tiempo
vistiéndome con tu piel,
somos luz y agua ardiendo 
donde echa su ancla el placer. 

Noche que gotea excesos
que, sin pausa, nos empapa 
hasta caer en un excelso
salto de Angel en tu cama. 

Josetxu Errekerre 

... a MM A.



0ctubre/2018 Llovía en El Pla de los dos Pinos.