14 de noviembre de 2018

REX





Tratándose de ella, no hay palabras
que satisfagan este inconformismo  
incesante por hallar la expresión
que defina, de una forma sencilla,
como crece la magnitud lo nuestro.
Porque quererla es egoísta y posesivo,
pues si de querer se trata, la quiero libre.

Porque, todo, me es insuficiente
y, lo máximo, suena a fecha de caducidad.

Porque, pronto, me recuerda a una revista
y ,tarde , es mi hora de comer mal y rápido.

Porque, inmensos, tan solo son los mares
y, los océanos, están muy limitados.

Demasiado, es hasta vulgar 
y, mucho más, falta de imaginación.

Porque, el infinito, lo tengo aquí al lado
y, más allá, lo veo un tanto hollibudiense.

Y yo, lo que quiero que sepa 
es que la amo a todo tren,
sin fecha alguna de caducidad
sin la exintencia del pronto ni el tarde.

Que no hay nada más inmenso 
que la claridad añil de sus ojos,
ni abismos de belleza ipnotizantes  
como los remolinos de sus pupilas,
donde perecer cada noche 
es un gusto demasiado placentero.

Mucha más oscuridad trae el cielo
y son interminables sus postales, 
porque lo infinito termina al besar su boca
y, más allá sólo estamos ella y yo
en nuestra hora perfecta: que es ahora y siempre.

Con nuestro simbolismo particular
se ha creado algo nuevo en el espacio
dándole el nombre de Rex, 
para que el azote del tiempo nos recuerde 
que estuvimos siemprejuntos...

Josetxu Errekə®



en Ronessa, noviembre 2018  










6 de noviembre de 2018

ESTRAMBOTIC LUPO


 film Wolfman en Francia

Huelo el celo de hurones y ginetas
oigo el llanto de niños asustados,
la vista se me va multiplicando,
sintiendo el plenilunio entre las cejas.

Noche moteada, toda ella, de hogueras. 
Por las sendas del monte corro y salto,
la ropa que me aprieta rompo y rasgo,
aullando a una luna pulcra y llena.

La furia chirriando en mis colmillos
y la fiera que trota en mi interior
mata por doquier, mata sin razón.

No he matado mujer, hombre ni niños.
Calma, el ganado, al lobo sin control
que cada veintiocho días soy.

... pero cuidense en próximos aullidos

Josetxu Errekə®


Delicia de noche en el Bocado del Toro, 4, noviembre 2018



*♤♤♤*

2 de noviembre de 2018

LEJOS DE CUALQUIER LUGAR





No sé en qué momento de mi vida
abandoné los mandos de mi ser
pisé la línea roja prohibida
y desde mi desdén me vi caer.

No logró recordar mis coordenadas 
y hacia atrás no es posible ya volver,
sentado y la cabeza entre dos nadas
empiezo a asimilar y comprender.

Vivo en este destino que no es mío 
mi sino va en los mandos que solté.
Figurante en mi propio desvarío,

voy perdido en el tiempo, aunque no sé 
si aún estoy cayendo al vacío 
oyendo a mi eco, donde me dejé. 

Josetxu Erreke®

😉

En La Venta del aire, el viento se hace frío, 2 de noviembre 2018. 



*♤♤♤*


25 de octubre de 2018

~ PATAS MUY CORTAS ~




Quise ser decimal de lo imposible, 
despejar el olor a mierda pura 
de tu vida, mostrándome invisible 
frente al escaparate y su censura.


Quise que fueras libre y no la esclava
de un violador consorte con licencia,
de un suicida que no se suicidaba,
de tu esposo en maniaca decadencia.

El logro es tuyo solo y lo bendigo.
Pero no quise oir de ti, ni ver
tu otra casta que escondes bien contigo
y, oficiosa, disfrazas de mujer.

Te quise, pese a tu precoz flaqueza
y no me equivoqué; en una noche,
con no sé quien, perdiste tu nobleza
en la parte trasera de su coche.

Quise de oscuridad vendar mis ojos,
a tu voz transparentes. Procuré
ponerle fin a estos versos, rojos  
de vergüenza, al poner en ti mi fe.

Quise entonces pasar sin armar ruido,
al blanco anonimato de otros años,
en el que amarnos era un consentido
acto infiel, persignado ante los daños. 

Me perderé el juicio culebrón
y tu latido preso en un espejo.  
Lo vi todo tan falso y tan ladrón 
que no te digo adiós, no; lo festejo.

Josetxu Erreke®



Venta del aire, octubre 2018.










16 de octubre de 2018

• ANTES DE NADA •




Antes que el tiempo
empezara a quemar, supe que, 
hablar en primera persona
no es hablar en un tiempo verbal. 
Es anteponer su nombre 
en cada pensamiento  
y antes de decir.- yo, mí y me.

Antes que la furia 
de la tempestad abriera una yaga 
en sus propias nubes, supe que, 
el azul cielo de sus ojos 
no es una metáfora,
si no el camino más rápido 
de ascender a él; 
si te abriera las marquesinas 
de sus párpados. 

Antes de que con su música 
me levantase y comenzase a andar,
supe que, enloquecer es un trámite 
de obligatorio cumplimiento
si llegaras a verla bailar, bajo la luna,
la danza de los siete infiernos  
con el mundo en sus caderas
y las lunas gemelas en su escote.

Y yo con la camisa de fuerza,
del tiempo, sin planchar, 
a un reloj de sol de tu boca   
y un Boing 747 con defecto bumerang
lo veo despegar sin mí
por un mal criado despertar.

Y en mitad de la pista de despegue, 
en calzoncillos clásicos blancos,  
zapatos y ejecutivos negros
y un ramo de rosas despeinado
en pleno vuelo...

Me siento el guitarrista  
de Red Hot Chili Peppers 
grabando uno de sus vídeo clips.

Antes que me detuviera la poli
y durmiese en esta comisaría, supe,
que por un amor así, acabaría
más de una noche cenando aquí
y escribiendo versos en la pared 
de una celda con olor a orín.  

Pero si logras pasar el detector aduanero
 de sus caprichodos ojos 
y que se caigan los candados humedos
del secreto de mujer,
quizá consigas ver 
un az de su alma y, si así es, 
habrás visto posiblemente, 
a una de la mujeres 
más bellas del mundo.

Josetxu®Errekerre
💝
... a todas y a niguna.



Octubre-2018  Con mucho viento, en el Pla de los dos Pinos





10 de octubre de 2018

• EL SALTO DEL ÁNGEL •




¡Ay! dame agua con misterio
sin derramar ni una gota, 
ay... dame agua que me muero
por beberla de tu boca.

Al calor de tus ojos
se seca toda laguna,
su luz azul son dos focos
que apagan cualquier penumbra. 

La media luz te acaricia 
como a una Venus tu rostro,
los corazones palpitan 
fantasías el uno al otro.

Con el fuego que desprendes
bajo el agua de la ducha 
bulle el vaho que nos envuelve 
en deseos de lujuria.

Nuestras ganas se convierten
en basilisco y en fiera,  
sin miedos ni inconvenientes,
los líbidos se desenfrenan.

Dame el exclusivo momento 
en el que, junto a dos aguas,
todo tu cuerpo moldeo
y lo horneo con palabras
y con frases de un solo uso
hechas para ti en mi alma, 
que susurro en cada impulso 
como una lengua de lava.

Nos bebemos con los ojos,
tiemblan los muslos y manos,
es una lucha entre locos
a asaltos ilimitados.

Y en el impas del tiempo
vistiéndome con tu piel,
somos luz y agua ardiendo 
donde echa su ancla el placer. 

Noche que gotea excesos
que, sin pausa, nos empapa 
hasta caer en un excelso
salto de Angel en tu cama. 

Josetxu®Errekerre



0ctubre/2018 Llovía en El Pla de los dos Pinos. 



2 de octubre de 2018

EL SECRETO DE LA LUNA Y LA NOCHE EN GUERRA





Noche que camina lenta
por el umbral de la ciudad
no concibe ni acierta 
por qué la Luna no está,
mira a derecha e izquierda
con el instinto animal 
de una pantera negra
sigilosa, pertinaz... 
Avanzando con cautela
sobre el urbano manglar
de tubos, cobre, azoteas,
humo amianto y alquitrán.

Noche que lía y trastoca,
mientras anda, sus ideas
que giran como peonzas,
confitando tretas hechas 
de algodón de azúcar rosa;
duda y mentira perfecta
que la Noche, como autora,
ella misma se contesta.

Son múltiples Lunas plenas
las que archiva su memoria
- la Noche con rabia piensa -
y resume así la cosa:
"La Luna por sí no mengua
sino por tantos poemas,
libros, canciones más obras
en toda clase de lenguas,
por eso se vuelve loca
y, en su extrema flaqueza,
se tambalea y desploma,
cayéndose al mar ya muerta."

Nostálgica por la Luna,
por las letras, quijotesca,
en la Noche más oscura
jura vengar a la perla 
más bella que hoy se oculta;
y es la propia Luna llena.

La Noche en negra toga
por la ausencia lunar, falla:
que sin novelas ni trovas
o frases versificadas
la Luna estará de ronda 
por siempre plenilunada 
igual de bella y hermosa,
hasta la nueva mañana. 

Con un odio que se masca
la Noche cruel se transforma,
invocando a sus fantasmas
nocturnos, en reina y diosa
de toda bestia sin patria
tallada en mármol o roca.
Demonios de la venganza 
que en las gárgolas recobran 
su gótica vida en aras 
del mal que portan sus bocas
para toda alma humana.
Forma su enlutada orda
para exterminar la plaga
de autores de verso y prosa.

Anuncia la caza abierta 
de escritores y escritoras
de músicos y poetas,
pues la Noche vuelca toda
la culpa a las bibliotecas
del mundo, poemas, odas,
y a los libros que procesan
pasión tal que provocan
desvaríos - según ella -
que a la Luna le trastornan
hasta que su mente, enferma,
y empieza a menguar por horas.


Con la inestimable ayuda
de sus espectros y seres
surgen las primeras purgas.

En las semanas siguientes
los infartos se acumulan,
libreros que echan el cierre,
músicos se electrocutan, 
autores la vista pierden,
- es como la marabunta -
varios poetas fallecen 
de apendicitis aguda,  
se producen accidentes
desagradables que amputan 
manos y traen la muerte    
o demencias prematuras
- el oficio se resiente - 
Los editores se fugan.
 🌙    
   
Había pasado un mes.
Contenta por su cosecha 
macabra de muertes, ve
como la Luna, que es plena
tarda, y no va aparecer.
La Noche se desespera,
por ningún lado la ve
y mucho teme no verla. 

Ya ruge la Noche inquieta
y en la urbe se oye tornar,
sus fauces relampagean 
- conatos de luz de gas -
imitando a una tormenta
en cerrada tempestad.

La Noche entones sopesa
a una mujer sospechosa
que a la Luna cree que versa,
su horario la tiene en solfa
siempre leyendo a deshoras,
en madrugadas en vela, 
café, folios, coca cola...

En cuanto sus señas sepa
lo pagará como todas,
destrozando cualquier letra
le importa poco la forma,
desde la A hasta la zeta.

La Noche, que es más vieja
que perra, de cerca le sopla
a la mujer gris en la oreja.
Finge que espalda es corva
mas sabe guardar la espera
en la penumbra herrumbrosa.
En la oscuridad más densa
ambas saben que le otorga
la ventaja de no verla
a la furtiva persona,
pues bajo el puzzle de estrellas,
duerme hasta ver la aurora.
🌙

Piensa que quizá estuviera
equivocada; puede ser.
Pero esta Noche tan terca
no lo va a reconocer.

Y afina el cerco visual
removiendo cielo y tierra, 
rascando la piel del mar
y una rata arabalera
le confiesa donde está, 
incluso como se llega,
por un mal chusco de pan,
la mujer cana es la presa
que lleva días detrás.

Preocupa a la madrugada
que la aurora ya esté cerca,
pero la Noche la calla.

Demonios y fantasmas
la siguen a su manera
pues todos quieren cazarla.
La sagaz noche antes llega
a la casa, más la rata
le confirma que es esa 
la casa que buscaba.

La noche mira y comprueba
los balcones y ventanas.
se para ante una pequeña 
raya de luz que se escapa 
por debajo de una puerta. 

Qué familiar es la clara
luz que por el suelo brilla
más que el lucero del alba
- dice la noche intranquila -
Busca una entrada y la haya
pero al ver quién la habita,
ella queda estupefacta.

Era la luz de la Luna,
acostada y muy menguada,
bien atendida por unas
vecinas solas, ancianas 
y un gato, que oían mudas 
versos que les declamaba,
como jovenes sin causa. 




De rabia la Noche ruge,
las zarpas en asfato inca
y en sus fauces el aire huye,
mientras sus bestias salivan
de pensar en el disfrute
que la Noche diosa y reina 
prometió llenar sus buches;
pues también rugen sus tripas.

La Luna en pié y arropada
con colchas que le deslucen,
vio lo que la Noche armaba
al descubrirla ahí impune.

Advierte a las dos ancianas:
pide los espejos y luces
que haya por toda la casa,
pero hasta que no escuchen
su silbido, no las abran.

La negra Noche se acerca,
sus bestias la siguen detrás,
ida por la verguenza
de esta afrenta lunar.

¿Muchas bestias necesitas
para dos viejas y un gato?
-- La luna brava le chista --

De mi ya te has burlado,
veamos con mis amigas
si mantienes ese cuajo.
- la noche responde y mira
a sus bestias señalando -

Qué valiente eres a ratos,
con tu discreta cuadrilla
de alérgicos a los rayos
del sol y al agua bendita,
y a penas te queda una hora
-  la Luna curva su risa -

Bestias y demonios mudos 
miran, se dan con el codo,
se oye el renuncio de alguno,
la Noche es un manojo 
de rayos y espitas de humo
al ver que hay abandonos.

La Noche, en la madrugada
se abalanza enfurecida 
contra el balcón de la casa,
donde la Luna está lista
con el gato y las ancianas
que, esperan sin miedo lidiar
como bravas legionararias.

Pero antes de impactar, se oye
el silbido de la Luna...
Se abren las puertas de golpe
con las luces que juntan
en los espejos, que en orden,
se multiplican y suman
en largos faros. La Noche
es rauda y al verlos se esfuma.

Al mismo tiempo, la Luna
se desnuda y los cañones
de su propia luz apuntan
a las ventanas por donde 
demonios y espectros buscan
como dar un jake doble,
y en vez de dar, los deslumbran.
La luces la Noche rompen,
poco a poco la difuman. 

Ciegos y descontrolados
los demonios y las bestias
se chamuscan con los rayos 
del sol, los hay que de piedra
se convierten, alcanzados
por la luz solar, mientras  
la Luna se iba elevando
sin que nadie lo advirtiera.
🌙

Ventiocho días más tarde,
las dos ancianas y el gato,
esperaban a la Luna en valde, 
recordando buenos ratos
con ella y con sus romances,
entre el anís y un cigarro
que en ocasiones se hacen.

Un poco más de las cuatro
las abuelas ya dormían,
pero el gato percibe algo
que en el balcón se oye y brilla...
Era la Luna cantando
su saeta así decía,
siguiendo su propio paso:

"... que tú no te vistas más 
que tu no te vistas más, 
que el vestido más bonito 
es el que no te tapa n'a"
🌙

Josetxu Erreke®2018



3 de octubre de 2018 en "El Pla de los dos Pinos". 



(*) "la Saeta" es el estribillo de "Lunático", un tema de Pata Negra (Hermanos Amador)



🌙