31 de diciembre de 2017

• LA LEYENDA DE LA CARA DEL MORO • Tercer Capítulo

.   


Era Nuño buen cristiano
como bravo lucentino*,
plantó cara al beduino
en batalla espada en mano,
y de todas salió sano.
Primogénito del Conde,
cabalga y pasa por donde
la presencia está prohibida,
bajo la pena de vida,
a todo aquel que la ronde.
          🌙        

Corría por la medina,
el zoco y los arrabales,
una noticia a raudales:
la princesa alicantina,
bella hermosura felina,
con el Sultán, se asegura,   
un noviazgo y se le augura
desposarla este verano
bajo el velo mahometano;
si el Wali ordena y factura.

Gozaba de dos jardines
en la alcazaba real:
uno con fuente central,
y otro de alberca y jazmines
que custodian dos mastines.
Cuando le agobia la cena
o el protocolo que ordena,
Zaira, rodeada de flores,
con noche hinchada de olores,
pasea lenta su pena.

Fue precisamente el día
en que Zaira y el Sultán,
celebran con gran afán,  
noviazgo en algarabía,  
cayó la noche y seguía. 
Zaira en su jardín privado
con su futuro estrenado,
una sombra le alarmó
¿quién vive? - preguntó -
Nuño, y no voy armado. 


Continuará...

Josetxu Erreke®Elgran Ausente.



🌙

Calle Llagarto, 30 de diciembre de 2017.




* Lucentino: el gentilicio de Leukum o Lucemtum, es lucentino/a . Nombres que la ciudad tuvo en las épocas Helena, Cartaginesa y Romana.   







20 de diciembre de 2017

° DIÓGENES Y YO ° Soneto





Diógenes tiembla en la escalera
de un desolado barco de vapor,
donde escombro a estribor y babor
el motín desertor de mi chistera.

Busco un espejo en llamas que me quiera,
sin ojos que me ocupen su interior,
pues miran y me leen sin humor
el papel de envolver pez en salmuera.

Me juego el café al baloncesto
con bolas de papel y de hojarasca;   
y vivo atormentado en falto gesto.

Embolsa triza a triza, todo puesto,
Diógenes, se cura el mono y rasca
un hueco a esta bolsa con el resto.

Josetxu Erreke®Elgran Ausente. 


Calle Llagarto, 20/diciembre/2017. 







14 de diciembre de 2017

♧ EL CASO DE LAS FLORES HACIA BAJO ♧




Quizá un día, no sé ...
quieras saber una cosa.
La incontestable mudez
del silencio me destroza,
pero me mantengo en pie.
Hoy testo en forma de nota
y escribo a la mujer qué
me llama mala persona,
aunque no ha pisado bien
lo que acarrea mi sombra;
lado oscuro en todo ser.

Dios, en su misericordia
no hizo desaparecer,
y en mi conciencia aún obra
la cuenta del debe y haber,
que con celo resta mi honra,
por si guadaña en postrer
la pálida dama ronda
mi calle al amanecer,
y con fatídica sorna
quiere bailar con mesié.

Sólo dejaré en tierra
lo que en tierra me gané, 
y mis íntimas deudas,
de palabra o de parné, 
vendrán conmigo a la tumba
con un espantoso chaqué.


Qué el llanto de la lluvia
haga en mi fosa crecer
flores, hacia bajo, tuyas
en pétalos de papel,
con los poemas que nunca
en tus ojos supe ver.

Con tres florecillas rubias
yo te contestaré.
Tendrás que elegir una,
y deshojarla a placer
con tu descortes ternura,
una sí, otra también,
y podrás en la última
hoja o pétalo saber,
si hasta en la otra vida inmunda,
te he dejado de querer.


Josetxu Erreke®Elgran Ausente.


Calle Llagarto, 13 diciembre de 2017. 







11 de diciembre de 2017

° EL FRÍO SILENCIO DE LOS ELECTRODOMÉSTICOS °






Dormir con la ventana abierta, en invierno,
no es por deporte de riesgo extremo,
ni adicción a sustancia alguna
segregada por el cerebro al hacer el idiota,
o al salir sano y salvo de tal o cual idiotez.

Dormir con el balcón abierto, en invierno,
es un acto de fe suicida y desesperado,
máxime, cuando sabes que ni el "Tato"
va a aparecer por el balcón o la ventana
con la música de Épica de fondo, a todo trapo.
Qué nadie te va a rondar, ni en sueños,

con la tuna universitaria 
de Alcalá de Henares a la espalda,
cantando, a dos voces, "Clavelitos",
mientras tus vecinos, atónitos, defecan,
al unisono mental, en todos tus muertos,
y tú en los suyos; que están más cerca.

Dormir a cielo abierto, en invierno, 
es vivir en perfecta comunión
con los animales y bestias de la noche
y las cuatro esquinas de mi calle,
es pura melancolía sacramental.
El voto de silencio del asfalto,
de la puerta, de sus visagras, 
del inodoro, del timbre, del móvil,
hasta del centrifugado de la lavadora.

Dormir sin ti, ni en invierno ni en verano,
es congelar tus propias vísceras, 
como sorpresa, para el roscón de reyes; 
descorazonarse literalmente.
Es una forma, de tantas, de pasar
los últimos y agónicos momentos,
con tu misma esperanza desaucida,
herida de muerte por tí mismo.

Así dure el trámite, un beso de tu boca.

Josetxu Erreke®Elgran Ausente.


Calle Llagarto, diciembre de 2017. 




4 de diciembre de 2017

° RAVIOLI ° ~ Romance Anímico ~




Qué perra tuve contigo:
Ayer tomamos el té ,
y en ameno toma y daca,
tremenda charla nos dimos
demorando por las plazas,
ya bien pasadas las cinco,
me invitó a un par de grappas,
nos fuimos riendo a su piso;
si mi memoria no falla
es un licor lombardino.

Del zaguan al sexto E
se nos fue media hora larga,
paramos a recoger
todo lo que al subir, baja.
- y viceversa, también -
con su prenda ya quitada,
dos medias de Marie Claire
me vendó bien la mirada,
¿Cómo no dejarla hacer
con manos tan delicadas?

Estando un rato en su casa
yo sólo pude entre ver
unas piernas venecianas
con zapatos peep toė.
Brindemos por ti, ragazza,
las medias no me quité,
me hayé entre la espada
del arcángel San Miguel
y la pared de su cama.
Prego...  ¿Me ataría usted?

Hay que imaginar la estampa;
ella atada y yo sin ver.
La intuición busca con ansia
manos al anochecer
con su caricia temprana,
dedos ciegos por correr
la aduana de su espalda,
ella me enseña a morder,
y yo a gritar en España:
¡¡Cómo se dice, joder!!

Pues ni amateur ni pionero,
aprendo con poca labia,
ella se arquea, yo la tenso
en corto con cierta gracia,
seguí su surco al encuentro
de su pétalo de dahlia...
Saltaron manos y perros,
y caí con elegancia
en sus piernas, prisionero,
de las tres barras de Italia.




Josetxu Errek®Elgran Ausente.  


Calle Llagarto, diciembre 2017