2 de octubre de 2017

° MADAME SEX PISTOLS °

Fotografía sacada de la red

Soy de un trece presa fácil
para el vicio y el fandango. 
En la primavera abierta,
no se esfumó mi pasado 
con la promesa futura,
ni dejé nada en el plato 
de lecciones aprendidas.
En cada error o tortazo
o éxito a mal gastar;
triunfaba mi despilfarro
con el demonio de amigo 
y un San Blas encomendado 
que terminaba desnudo,
cantando "El último trago"

El tiempo es un bar-café
que en la esquina donde vivo,
invita a esconderse al sol
por un marginal distrito.
Vestida en ceñido buzo
diseño de Valentino,
luce la nuit Desiré
acariciando un gatito
en su desmontable azul.
El chofer bien parecido,
le vende chapas de a treinta
en un banco de El Retiro
solamente a caballeros
y a donjuanes atractivos.

La diosa Nix va de pena 
con su látigo y sus botas,
dando nuevas taciturnas, 
repartiendo gomas rosas,
empolvada hasta las cejas
en la calle Las Manolas.
Las damas pintan sus armas.
Afilando bien sus bocas
ya fluctúan sus escotes,
se arriman a quema ropa
al extraño fugitivo,  
y atracarán otra aurora
en la trasera de un Volvo, 
a punta de ron con cola. 
El hielo es agua mojada 
desojando latas rojas.

Estampa digna de ver, 
ella, Madame Dos Pistolas, 
tres gorilas en la puerta
sin que se mueva una mosca, 
Madame sola les decía.- 
No me toquéis mas la conga, 
los borrachos al de enfrente
o ruedan vuestras pelotas. 
A mí bien siempre me tuvo,
ella, mujer como pocas.
Yo escribía en su night club
de Larry*, de risas rotas
con cierto apego al fracaso,
de la cara de ese idiota.
Cualquier necio es Richard Gere
si tiene cash para copas.

Supe allí malvivir bien 
con quien me daba lo mismo,
pícaros, chulos o frailes; 
sin quitarle un clavo a Cristo 
ni darle un cairel a Judas 
aprendí que los más listos
no son más inteligentes 
que una piara de tres picos,
ahorrándome disgustos
pendencias y cuartelillos.
El boli se hizo mayor. 
Quise explorar otros sitios, 
nunca dije adiós, Mandame, 
ni ella llamó dando tiros. 
No era el night club mi lugar
eso los dos lo supimos.   
Hoy un risco muerde el sol 
más tarde caigo dormido,
y en la prima fase rem
me despierto en el Don Vito*.

Josetxu Errekerre®Elgran Ausente. 



Escrito en el Foro Literario Ultraversal mayo 2018

(*) Larry Martin Band, músico y amigo. Banda de jazz con varios álbumes editados con la voz de una mulata que cortaba el hipo y la mayonesa. Larry falleció hará dos años leí por los papeles del mundillo musical y de la noche Alicantina. 

(*) Don Vito, nombre muy parecido al night club, tanto el de Alicante como el de Madrid, el de Marbella no lo llegué a conocer por dentro. 

Calle Llagarto, Octubre 2017