30 de junio de 2017

• KARAGÖZ •





Esa espalda ya era venenosa
mucho antes que el sol invertebrado,
sin manos, diese a piel tan hermosa,
con patente corsa, el dorado
que luce orgullosa 
tumbada, de espaldas y de lado.



Médula que emula a la serpiente
que agita el morbo cascabelado,
dispuesta a todo juego indecente,
zarabandea su envés endiablado,
sin sorna aparente,
me sentía un ratón cazado.

Sierpe sicalíptica, varilla 
de mar; diapasón concupiscente
que trae sones de olas a la orilla.
El sol sucumbía por poniente,
su oscura mantilla
arremete en la playa sin gente.

Y este adán observa su costilla
hecha cobra, danzar laicamente,
trenzando la cola en mi rodilla,
busca su lengua nuestro aliciente 
y en mis piernas, brilla,
su pícara risa adolescente.

La sombra escamada de su espalda
zigzagueaba entre muslos y arenas,
envaina la lamprea su guirnalda
que dilatan mis cárdenas venas,
ojos esmeralda
mueren, ensartada en mil escenas. 

Un turco karagöz en acuarela
se alarga bajo la media luna,
suelto y acoge mi cura gemela,
dos sombras extasiadas en una,
y el faro pincela
la huella de este verso en la duna.
  
Son momentos que guardo en propiedad
bajo un somier beis sin cerradura,
sin llave, ni más seguridad 
que el jake mate de su cintura.
Aún sin autoridad,
firmo y clasifico esta escritura.  




Josetxu Erreke®Elgran Ausente







La Sequia / Calle Llargarto, últimos de junio 2017 

NOTA de INTERES: El formato poético esta sacado de una recopilación de Sonetos de Don Francisco Quevedo, llamado " Sentencias"  donde no sólo se publican Sonetos, redondel las y citas, sino que indagan en la evolución del genio, entre tramas palaciegas,  traiciones, mujeres y pendencias.  










Afther Dark Snakedance