4 de junio de 2014

LAS LUNAS DE TEJADA parte I





Erase una Aldea Nueva
en las sierras de Castilla
donde todavía juega
un niño que da y estira
el hilo de una cometa,
como el violín que afina
el firmamento y la tierra,
la luna llena enfila
con su carencia lenta,
lagos ríos y Bastidas*
su calzada de luz recta
maquilla todas las vistas,
los campos de heno nivela
recién cortada la espiga.


El trigo y parva en la era
hablan de cosas prohibidas,
calman pasiones secretas
que al amanecer, la trilla.
tritura granos y escenas.

La escarcha baraja pizcas
de fragancias en la alberca,
aromas a acequias tibias
de mi niñez que me mezclan
el tesoro de la isla,
mi timidez, diez pesetas,
postas de sal que aun pican
futbolines, bicicletas…
-Qué momento más revival-


Juventud a todo gas,
coticé todos los días
pintando la oscuridad
como el rayo en plata fina
niquela chispas del mar.
Manteles de estrellas hilan
lunas en seda oriental.

Enlutadas y en cuadrilla
las matriarcas piden paz
¿Reina esta noche furtiva
la estrella de Mogarraz?
.- Rigen calacas en ristra
que sacan a pasear,
y espantar almas impías
que erran a perpetuidad
por cementerios y ermitas.

Quinqué de la noche mora
eres luz a manantiales,
sobre el castillo: una joya,
cal de tapias y solares,
gumia con argenta de estola
que en los charcos de las calles,
ven la curva de Mahoma.
Llega a su hora el jake mate,
doce campanadas doblan
y dos peces azabaches
trenzan manos y galopan,
como el demonio y el ángel,
con alas de esparto y goma
a ver las lunas de Marte
desde un tejado de sombras,
que mañana siempre es tarde.

Elgran Ausente.




Por Sierras de Salamanca: de Peña Tintera a la peña de Francia, Aldeanueva de la Sierra, Tamames la nuit,  pasando por Los Lagos de Conde, a lo "Triana", San Martín del Castañar en fiestas y el "Necesito respirar" de Medina Azahara, las dos habitaciones del hotel La Alberca, la joya que es Mogarraz y el Castillo lunado de Tejada..