10 de marzo de 2014

• NO ES MUJER PARA VIEJOS •2.o



El verso nace en mi cama,
con su boca sigilosa  
pinta obras picasianas 
en la prosa más sabrosa.

En sus formas italianas,
me lleva a lo más íntimo 
traza un sutil laberinto
con dedos de niña mala.

De este mundo taciturno,
caigo al ombligo de Venus,
con sombrero de Saturno 
y mi instinto "parabellum"

Me escurro por su mirada
agarrándome a sus rizos;
racimos de la Toscana
con aroma de narcisos.

La noche es una bengala
que sólo pide socorro,
cuando ve que no se apagan
los ojos rojos del zorro.

Por la ola de sus caderas
envido a la gravedad
dos lunas sobre la arena,
que peino hasta despeinar.


Y verdes me los encuentro, 
ojos que viven por dar
y en cada encuentro, su cuerpo
quita, da todo y se va. 


Josetxu Erreke®ElgranAusente. 




Repasado y retocado en Calle Llagarto 2017. Escrita en Maigmó, invierno 2014.