31 de diciembre de 2014

The Poghes. Fairytale of New York



"Era Noche Buena, cariño,
en la celda de los borrachos
un viejo me dijo que, él no vería otra.
y entonces cantó una canción: 
"El raro rocío de la Vieja Montaña"
aparté la cara y soñé contigo ...

Tuve un golpe de suerte

y vino diez y ocho de uno; 
tengo la sensación
se que este Año es para los dos, 
así que Feliz Navidad "

The Pogues




28 de diciembre de 2014

• MIL BOCAS PARA EL SOL • 2.7 Soneto




 SONETO

Yo escapo de los cuentos color rosa
de la felicidad pre ganancial,
no atesoro ni busco tal final,
me hurga la mala vida, harta curiosa. 

Camino por la senda tenebrosa
en la falla que choca lo real
y lo imposible, estrépito mental
de metralla encajada y dolorosa

que aquí dejo, en el dorso del reverso,
notas, sueños, olores, fantasías
sin sabores, la blusa de la luna.

y el rastro de su noche tan disperso
que en tantas madrugadas me escondías,
tras mil bocas, el beso sólo en una.

Elgran Ausente.


24 de diciembre de 2014

ESQUILMADO VECINO DE AL LADO



Esquilmado vecino de al lado:

Aprovecho las fiestas navideñas, no para firmar tregua o paz vecinal alguna, o pedirte perdón por haber condimentado, en fatal descuido, con extracto de jalapeño la tarta de tu… ¿cincuenta y largos cumpleaños?  No, te escribo porque me he propuesto comunicarme más en estas fechas tan entrañables. Interactuar, creo que le dicen ahora, y como leerás a continuación lo llevo regular, hermano. Mejor, te cuento:

Me han dicho que mi madre me está cosiendo, mansamente,  mis iniciales en una soga de esparto valenciano, como regalo de Reyes. Mi viejo no me comentó nada cuando el pasado domingo tras una charla acalorada, me hizo bajar de su coche plena autovía, cerca de un cartel publicitario que decía: “Vuele a casa por navidad”; siempre tan detallista. Ah! y estos días mi novia los pasa en Italia con su familia, en Verona concretamente, la cuidad de los enamorados, de los chicles y los candados -tiene guasa la cosa- espero que me mande una postal…

¿Sabes? La sombra de mi hermano me persigue empuñando una quijada de burro por los aparcamientos  subterráneos de la ciudad. Y mi cuñada me incluye, cada vez que oye mi nombre, en la lista de los diez terroristas más buscados del mundo, por haberme emborrachado en su boda, jodiéndole el baile nupcial al resbalar con los hielos del vozka con limón que minutos antes, tras un mal paso, derramé sobre el suelo de la pista de baile, en mi etílico viaje. Mi cuñada cayó monda y lironda; no se enteraron de que el vozka con limón era mío hasta ver el video de la boda. Mi otro hermano vende seguros de vida y a veces canta y toca la guitarra en el mismo grupo de pop-rock de hace treinta años, con los mismos músicos que lo formaban hace treinta años y las mismas canciones que escuchaban hace treinta años. A veces me dice donde actúan para no coincidir esa noche, ni con él ni con su señora, mi otra cuñada. Ambos quieren adoptar una niña oriental. Yo no llevo la cuenta, pero creo que dentro de unos años, mi hermano y cuñada, cumplirán treinta años, también, intentado adoptar una niña oriental; la niña oriental, que ya es toda una mujer, a perdido ya toda esperanza, obvio.

¿Recuerdas a Rosario, mi querido vecino perdulario? Rosario se llamaba mi perra. Era la perra con los ojos de gata más bellos que se vieron de aquí a Granada. Despareció hace años sin dejarme un cicatero pis en la alfombra recién comprada. Todos los años por estas fechas imagino que vuelve a morderle el trasero feo y carnoso de tu shar pei. Y todo queda en eso.

Pero veo algo que cambia en los pajaritos de mi cabeza. Últimamente han ganado tamaño y oscurecido sus plumajes, e igual que Pinocho sus picos negros y acerados crecen de forma siniestra, miran amenazantes mis ojos, sus muecas y risas me dan que pensar, y mal: parecen cuervos y no sé si están de coña o tienen antojos... Cría cuervos, dice el dicho.

Bueno, aquí me despido funesto vecino. No sin antes, por si acaso esta noche Papá Noel se cuela por el hueco de la chimenea, dejarle un calcetín, lo que queda de botella de Bourbon, un peta de maría y un par de anfetas, no sea que, por no dejar, piense que he sido malo y me deje una guillotina en mi ventana. 

Instado a sufrir tu presencia más pronto que tarde, te deseo un año cuadrado.

                Elgran Ausente




PD:  Sabiendo que eres tú quien roba mi correspondencia de mi buzón, esta carta te la dejo en el tuyo.






24 de noviembre de 2014

Y NO PASA NADA 2.7





Hazlo, comete errores,vuelve a Intentarlo,manda todo a la mierda, empieza otra vez si es necesario. En serio, no pasa nada.



17 de noviembre de 2014

• LATENTE PASAJERO • 2.7 Soneto




Soneto

Desde la cofradía al astillero
pasando por el faro de poniente,
un sol parsimonioso y decadente
impone un horizonte pasajero.

Los barrios altos lucen el albero,
los bajos, un magenta intermitente, 
las nubes, en su centro un tinto ardiente, 
y la ciudad, el gris del desafuero.

Todo es luces, aristas que de frente
se entregan a su suerte y derrotero
de avistar a la muerte finalmente.

El tiempo, cruel verdugo y hasta fiero,
que en cada ocaso busca en su pendiente

la puerca risa del sepulturero.

 Josetxu Errek®Elgran Ausente.  


                           Maigmó®2014





8 de noviembre de 2014

“GAVILLA DE FÁBULAS SIN AMOR”, de Camilo José Cela que Pablo Picasso ilustró con 32 dibujos en 1960

El libro de Cela y Picasso restaurado.

Un ejemplar de “Gavilla de fábulas sin amor”, el libro de Camilo José Cela que Pablo Picasso ilustró con 32 dibujos en 1960, ha sido restaurado dentro del proceso de intervención en los libros ilustrados por el artista con los que cuenta la biblioteca del Museo Picasso de Málaga

Una de las ocurrencias más recordadas de DaíI tuvo como diana la filiación política de Picasso. Aquella comparación que el catalán establecía entre ambos y que cerraba: «Picasso es un genio, yo también; Picasso es comunista, yo tampoco». Más allá del chiste, la biografía del malagueño ofrece diversas confirmaciones de su cariz ideológico. Por ello llama la atención que el genio compartiera proyecto creativo con el escritor Camilo José Cela.  Es sabido que en los años 60 Cela se ofreció al Ministerio de Información para introducirse en círculos intelectuales disidentes con el franquismo para, de alguna manera,reconducir a escritores y artistas críticos con el régimen. Quizá su acercamiento a Picasso obedeciera a este interés; de cualquier forma Picasso y Cela se unieron en un libro. Se titula “Gavilla de fábulas sin amor”, lo editó en 1962 Jaume Pla y un ejemplar de esta edición, que contó con un total de 2.135, fue adquirido en Agosto de 2007 por el Museo Picasso Málaga (MPM). Y desde ahora lo hace más tranquilo. No en vano, los técnicos delInstituto Andaluz del Patrimonio Histórico (IAPH) han restaurado el volumen después de comprobar la aparición de algunas manchas fruto de la oxidación de los materiales y el resultado de sus tres meses de trabajo se ha presentado recientemente.

Pero volvamos a la historia que unió a Picasso y Cela en las páginas de “Gavilla..”. Para ello ni siquiera hay que salir de labiblioteca del MPM. Basta con buscar la extensa monografía que Patrick Cramer dedicó a los libros ilustrados por Picasso. Ahí se explica que todo empezó el 13 de junio de 1960. El pintor había reunido en su residencia de Cannes a un grupo de amigos. Su inseparable Jaime Sabartés, su compañera Jacqueline Roque, el fotógrafo David Douglas Duncan y los escritores norteamericanos Anthony Kerringan y Bob Schiller. Completaba el grupo Camilo José Cela.

Picasso les leyó diez poemas que había escrito. Estaban inspirados en sus años de infancia en Málaga. Poco después, Cela publicó tres de ellos en la revista “Papeles de Sor Armadans , dirigida por Cela y por la que desfilaron buena parte de los creadores españoles imprescindibles del siglo XX y en la que trabajó como secretario de redacción José Manuel Caballero Bonald. Fue el preámbulo de “Trozo de piel”, el título que Cela le dio al libro en el que vieron la luz las diez composiciones líricas escritas por Pablo Ruiz Picasso y que Ángel Caffarena Such editó en Málaga a finales de 1961, para celebrar el 80 cumpleaños del artista.

Al año siguiente salía de la imprenta “Gavilla de fábulas de amor”, con 36 ilustraciones firmadas por Picasso. El artista tomó como modelos a aquellos amigos que escucharon sus poemas de juventud. Ahí está la caricatura de Cela coronado de espinas en el dibujo titulado “C.J.C.” o “El amigo” con el semblante de Jaime Sabartés o ese “Don Bob” clavadito a Schiller.

Como ocurrió con la mayoría de los libros ilustrados por Picasso, éste fue objeto de una primera edición exquisita y selecta, con una tirada muy reducida, aunque posteriormente, en 1965, la editorial Alfaguara (fundada por el propio Camilo José Cela un año antes) publicó una nueva edición de mayor alcance y mucho más asequible.

Pese a todo, el “picasso” más llamativo del libro es la única punta seca que guarda “Gavilla de fábulas sin amor”. Se trata de “El rapto de Jezabel por Quiron el centauro”. Por ahí estaba abierto ayer el volumen cuya recuperación presentaron la consejera de Cultura de la Junta, Rosa Torres; el nieto del artista y mecenas del MPM, Bernard Ruiz-Picasso, y el director del museo, Bernardo Laniado Romero.

Picasso realizó los dibujos de “Gavilla de fábulas sin amor” mediante el uso de lápices, tintas y pasteles; utilizó técnicas esquemáticas caracterizadas por una doble filigrana, creada por el artista para esta obra, que consiste en una marca de agua con el sol y la gavilla.

Eulalia Bellón, responsable de la restauración, explicó que los trabajos se han centrado esencialmente al estuche y la carpeta (el libro no se editó encuadernado, sino en rama), que, debido a su constitución en materiales ácidos, “terminaron provocando algunas manchas en las páginas”. Por ello, se procedió “a retirar los materiales de protección y a volver a montarlos enteros”, lo que ha devuelto el esplendor a este volumen, incluido originalmente en un grupo de 22 dentro de la primera edición y en cuyo colofón figuran las firmas de Picasso, Cela y Pla.

En sus intervenciones recordaron que la restauración se ha prolongado durante cuatro meses, que ha supuesto una inversión de 4.800 euros y que la biblioteca del MPM cuenta con más de 5.000 referencias, entre libros, archivos documentales y fotografías. Ahora, gracias al acuerdo del museo con el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico (IAPH), 19 piezas de esa colección escapan de las heridas abiertas por el paso del tiempo.



saludos y nos leemos , Elgran Ausente!!


30 de octubre de 2014

ALLEN GINSBERG, Iglesia de San Clemente, 7 de marzo de 1983.-




YO NO SOY


Yo no soy una lesbiana aullando en el sótano amarrada a una telaraña de cuero,
no soy un Rockefeller sin pantalones infartándose en la gran cama rococó
no soy un intelectual ultra estalinista marica,
no soy un rabino antisemita negro sombrero barba blanca uñas muy muy sucias,
ni soy el poeta en la celda de la cárcel de San Francisco apaleado en vísperas del año nuevo por los cobardes lacayos de la policía,
ni Gregory Corso Orpheus Maudit de estos Estados,
ni ese maestro de escuela con un maravilloso salario,
Yo no soy ninguno que conozca,
de hecho sólo estaré aquí 80 años..

12 de agosto de 2014

DE LA CHAQUETA AL ANONIMATO



Busco la oscuridad como pantalla
el día en que no existe entendimiento,
tras la luz timorata que se calla
cuando la fastuosa noche, siento.
Soy mano de cucaña,
colgado se me escurre el pensamiento.

Increpo al marsupial y cojitranco
que es el chaquetón gris que les presento,
que atrae el agua sucia del barranco
donde enjuaga su boca el desaliento.
Siento el negro sin blanco
que almacena mi ojo bien atento.

Cien luces aferradas a un sargento,*
y en el ojal, claveles de hojalata,
hilos de incienso usado en otro aliento
me cosen a la lengua mi posdata
manca y muda, me siento,
el posavasos roto de un cubata.

Esta huelga de tacto y falso tiento
me llevan a mi impropio maltrato,
que por escribir letra hueca, miento,
y en plena picadura hostil, debato,
en sano parlamento,
entre una mosca y musa a cada rato.

En las páginas brunas sin formato
de mis cerrados parpados escribo
y pinto el verso amorfo aún nonato,
salgo de la pechera gris, revivo,
me siento un fugitivo
versando desde un raso anonimato.


Josetxu Erreke®Elgran Ausente.


Sargento: puntal, barandilla de protección que se acopla a la zona, obra, columnas, tejados por el sistema denominado "gato".




22 de julio de 2014

• LA PERDIDA PAZ DE MI GUERRA • 2.7






          Cada vez que mi mirada se pierde en el trajín de las calles, el claxon de un coche me devuelve a donde estoy. 


          Neones, farolas,  semáforos me acosan. No es fácil librase de sus ojos de Sauron de ciudad, ni de sus miradas suburbanas; y si nadie dijo que lo fuera, lo digo, ahora, yo. Mis ojos, zigzagueantes, son brújulas desimantadas, probablemente, por la fuerza centrífuga que aún generas en cada vuelta que en mi cabeza das. 

          Al verme por el retrovisor, recuerdé mi nombre. Más tarde pronuncio el tuyo. Durante segundos he tenido tu dulce de nueces en mi boca, salivando por el salitre que, aún queda, en la fina piel de tus labios, y tu melena ensortijando la mano de la brisa mediterranea, con suave caricia nocturna.

          La ciudad aún duerme bajo un melancólico tono violáceo. Las caras se desencajan y se ríen, deformadas, de si mismas, solas, en los charcos del baldeo en el asfalto, a la misma hora inexperta,   para los blancos que huyen borrachos, sin saber del matutino sorteo que el  francotirador escruta inmisericorde; la muerte. Siempre cambiando extraños en la noche por espectros al amanecer, con la macabra sonrisa de autobuses de línea. Aquí fuera, la noche pierde su batalla diaria, a pesar de que el motorista esquiva a la pálida dama, una vez más, o el kiosquero que agoniza en la ambulanciacon un palmo de navaja en el hígado.

          Qué lejos queda el olor a mar, y el puerto, cuando tus ojos clavaban la luna en el firmamento con dos chinchetas verdes limón y apagabas para mí las estrellas con tus parpadeos, serenos y elegantes. Cuanto pesa la paz perdida en tus brazos, y las batallas campales en el cabezal de tu cama, y los desatares entre las piernas.



           Hoy, desde la misma escollera, convoco a las algas secas, a las medusas desauciadas, a las espirales de las caracolas, a las botellas de plástico, a los condones flotantes, a las conchas melladas, a los pulpos mutilados, a la tripulación de la cáscara de nuez de los días felices, a los barquitos de papela las redes maltrechas y al alquitrán de las  plumas muertas, para que todos y todas salgan de las cuadriformes rocas del malecón, y me envainen en una cápsula calidoscópica, igual que un maldito gusano de seda tatuada, con mis algas marinas y escamas de gato. Una vez dentro, lo acomodaré de algo exacerbado y cintas viejas de The Cure y los Clash. 



          Puede que entre las paredes, a falta de seda, encuentre mi mirada. Puede que aniquile las bacterias del malo que acabe la sopa de letras donde se nutren mis miedos. Puede. Y el domingo al romper el alba, el cielo, a contra luz, puede que entre por algún huecoa, esa hora en que no se distinge lo azul de lo negro, ni el blanco del gris. La hora más corta, la madrugadora, y la más larga para las temblorosas manos del despertar precoz, sin bares abiertos ni tabaco
En las máquinas.

         Y por un dia seré tus alas de mariposa unidas por un solo cuerpo, en una metamorfosis anormal, alimentada por el ruido de las olas que emiten las caracolas, en los agónicos resplandores de los fuegos artificiales reflejados en los edificios, con sus estiradas y deformes sombras, colándose por las ventanas y azoteas.


           Y puede que despertemos sobre los hilos sueltos de la vida... -qué grande queda esa palabra en mi boca estando a tu lado- y sobre la cruceta de una sola noche en nuestras manos.



                                          Josetxu Erreke®Elgran Ausente 

Retocada por Josetxu Errekerre, Calle Llargarto s/n  primavera 2017.









13 de junio de 2014

• EL YUXTAPUESTO • 2.7






Besaste mis labios muertos
devolviéndoles la vida,
me sedó tu pulso tierno
con aguas de calma chica.
Con esencias y romero
llenas mi pecho de crisma
consagrada con tus dedos
que convierto en poesías.
Soy un crupier en el tiempo,
tu yuxtapuesto cronista,
el arañazo en tu cuello,
la pipa de tu morfina,
las branquias del quinto cielo,
tus caladas de maría.

Los dos locos del espejo
que nos miran nos imitan...

desvariando mente y cuerpo,
sobre un puzle de dos fichas
que al casar y hacer asiento
en misma pose terminan,
en un abrazo de excesos,
sin más cimiento y doctrina
que el cuajo de ese momento. 



 Josetxu Erreke®2017 Elgran Ausente.

Maigmó 2014



4 de junio de 2014

LAS LUNAS DE TEJADA parte I





Erase una Aldea Nueva
en las sierras de Castilla,
donde todavía juega
un niño que da y estira
el hilo de una cometa,
como el violín que afina
el firmamento y la tierra,
la luna llena enfila,
con su carencia lenta,
lagos, ríos y Bastidas*,
su calzada de luz recta
maquilla todas las vistas,
los campos de heno nivela
recién cortada la espiga.


El trigo y parva en la era
hablan de cosas prohibidas,
calman pasiones secretas
que al amanecer, la trilla,
tritura granos y escenas.

La escarcha baraja pizcas
de fragancias en la alberca,
aromas a acequias tibias
de mi niñez que me mezclan
el tesoro de la isla,
mi timidez, diez pesetas,
postas de sal que aun pican
futbolines, bicicletas…
-Qué momento más revival-


Juventud a todo gas,

coticé todos los días 
pintando la oscuridad 
como el rayo en plata fina 
niquela chispas del mar. 
Manteles de estrellas hilan 
lunas en seda oriental.

Enlutadas y en cuadrilla
las matriarcas piden paz
¿Reina esta noche furtiva
la estrella de Mogarraz?
.- Rigen calacas en ristra
que sacan a pasear,
a espantar almas impías
que erran a perpetuidad
por cementerios y ermitas.

Quinqué de la noche mora 
eres luz a manantiales, 
sobre el castillo: una joya, 
cal de tapias y solares,
gumia con argenta de estola 
que en los charcos de las calles, 
ven la curva de Mahoma. 
Llega a su hora el jake mate, 
doce campanadas doblan 
y dos peces azabaches 
trenzan manos y galopan, 
como el demonio y el ángel, 
con alas de esparto y goma 
a ver las lunas de Marte 
desde un tejado de sombras,
que mañana siempre es tarde.

Josetxu Erreke®Elgran Ausente.




Por Sierras de Salamanca: de Peña Tintera a la peña de Francia, Aldeanueva de la Sierra, Tamames la nuit,  pasando por Los Lagos de Conde, a lo "Triana", San Martín del Castañar en fiestas y el "Necesito respirar" de Medina Azahara, las dos habitaciones del hotel La Alberca, la joya que es Mogarraz y el Castillo lunado de Tejada..