18 de julio de 2013

• CON DOS CLAVOS EN LAS MANOS •




Sospecho que no querrán
que no apueste en esta mano, 
que claudique un, "no voy más "
y perder lo regalado.

En qué barra y en qué bar,
me diste el pálido gusano, 
con limón, tequila y sal;
que en mi vientre sigue a nado.

 Mi instinto de cimarrón
me dijo algo olvidado; 
sus ojos, que clavos son,
los llevo en mi ser hincados.

En un pasillo de luz, 
hay dos cuerpos atrapados, 
y me siento en una cruz, 
con dos clavos en las manos. 



Josetxu Erreke®2017 


primavera, Calle Llagarto.





♤♤♤









1 comentario:

  1. ...por que los árboles caídos no se llaman Lázaro, ni nada mi nadie les dice, “levántate y anda”

    ResponderEliminar