26 de junio de 2013

"DANZANDO CON FUEGO"



Era un Fausto trasquilado
piconero y trotamundos,
contra el mal va vacunado 
del arriero iracundo.
Esquivando por su lado,
intentando no dar tumbos,
sin lograrlo, va llevando
todo el mundo al retortero.

Iba herido por un lance
-irá por los veinticuatro-
aunque digno y petulante
de corte y agravio guapo.

Sale un ruido eco fugado,
caprichoso le da alcance,
y en su intriga, reculando, 
sin mirar: ¡Otro percance !
En las zarzas del pecado
tropezó quedando en trance;
por la cazalla ayudado, 
queriendo matar el hambre.

Hogueras, vientres desnudos,
bailaban manos al cielo,
humeantes guitarras a dúo,
blancos lunares al vuelo,
conjuraban, invocando
"El Amor Brujo" del maestro...
-parecía un Sancho Panza
huyendo del cancerbero -
pero esa noche ese fausto 
danzó en bautismal fuego.

En el momento agorero,
como si fuera del grupo, 
se pararon a sentarse
y el arriero no pudo 
por su maltrecho trasero;
con tantas hadas y brujos
¿No tienen un curandero?
Dijo, con sorna de bruto.

Relojes, farolas, naipes...
se detuvo hasta el silencio,
el dedo osco e intratable
de tacto viejo y severo,
en las heridas sangrantes,
y al rojo vivo el hierro,
en su culo y al instante,
como cura y tratamiento,
le aplicaron sin cortarse
el rojo y candente acero.

Entre el vino, la cazalla 
las guitarras y conjuros,
le dio una malgana
que a plomo cayó el bulto.
Despertó con la mañana
malhumorado, enjuto,
no veía su tartana
ni los arreos del burros,
solo un perro olisqueaba 
sus posaderas






Josetxu Erreke®Elgran Ausente 



                            ...a la chica de los pies desnudos.